2015 Bagooaduth Kallooa, Photoshare. Una enfermera especialista en diabetes de Port Louis, Mauricio, enseña ejercicios simples a su paciente.

Diabetes

La diabetes es una de las enfermedades no transmisibles con mayor prevalencia del mundo. Cada año más y más personas viven con esta enfermedad que puede generar cambios importantes en sus vidas.

La diabetes es una de las cinco causas principales de muerte en la mayoría de los países. Sin programas eficaces de prevención y gestión se espera que la carga de diabetes en el mundo aumente. A pesar de lo grave que la enfermedad puede resultar, alrededor de la mitad de quienes padecen diabetes no lo saben.

 

La diabetes y sus complicaciones son las principales causas de muerte en la mayoría de los países. 415 millones de personas (83% viven en países de ingresos bajos y medianos) tenían diabetes en 2015 y este número se espera que aumente a 642 millones en 2040, a pesar de que hoy se cuenta con una mayor conciencia y con nuevos avances en el tratamiento y la prevención. Alrededor de la mitad de las personas que actualmente viven con diabetes no saben que la tienen.

La diabetes es una enfermedad crónica que ocurre cuando el cuerpo no puede producir suficiente insulina o no puede usar insulina, y se diagnostica cuando se observan niveles elevados de glucosa en la sangre. La insulina es una hormona producida en el páncreas; se requiere para transportar la glucosa del torrente sanguíneo a las células del cuerpo donde se utiliza como energía. La falta o ineficacia de la insulina en una persona con diabetes implica que la glucosa sigue circulando en la sangre. Con el tiempo, los altos niveles de glucosa en la sangre (conocidos como hiperglucemia) causan daño a muchos tejidos en el cuerpo, lo que genera complicaciones en la salud que pueden derivar en discapacidades y que son potencialmente mortales.

Hay tres tipos de diabetes:

La diabetes tipo 1 es causada por una reacción autoinmune por la cual el sistema de defensas del cuerpo ataca a las células beta, productoras de insulina en el páncreas. Como resultado, el cuerpo ya no puede producir la insulina que necesita. El porqué de esta reacción no se entiende completamente. La enfermedad puede afectar a personas de cualquier edad, pero usualmente se manifiesta en niños o adultos jóvenes. Las personas con esta forma de diabetes necesitan insulina todos los días a fin de controlar los niveles de glucosa en la sangre. Con el tratamiento diario con insulina, el monitoreo regular de la glucosa en sangre, y con el mantenimiento de una dieta y estilo de vida saludables, las personas con diabetes tipo 1 pueden llevar una vida normal y sana. Sin insulina, una persona con diabetes tipo 1 morirá. El número de personas que desarrollan diabetes tipo 1 está aumentando. Las razones de esto todavía no están claras, pero puede deberse a cambios en los factores de riesgo ambiental y/o infecciones virales.

La diabetes tipo 2 es el tipo más común de diabetes. Por lo general ocurre en los adultos, pero se observa cada vez más en niños y adolescentes. En los países de ingresos altos, hasta el 91% de los adultos con diabetes tienen diabetes tipo 2. En la diabetes tipo 2, el cuerpo es capaz de producir insulina, pero se vuelve resistente y la insulina, ineficaz. Con el tiempo, los niveles de insulina pueden llegar a ser insuficientes. Tanto la resistencia como la deficiencia de insulina conducen a altos niveles de glucosa en la sangre. Muchas personas con diabetes tipo 2 no son conscientes de su condición durante mucho tiempo porque los síntomas son por lo general menos marcados que en la diabetes tipo 1 y pueden tardar años en ser reconocidos. Aunque todavía no se conocen las causas exactas del desarrollo de la diabetes tipo 2, existen varios factores de riesgo importantes. Los más importantes son el exceso de peso corporal, la inactividad física y la mala nutrición. Otros factores pueden ser el origen (etnicidad), el historial familiar respecto a la diabetes, antecedentes de diabetes gestacional y la edad avanzada. El número de personas con diabetes tipo 2 está creciendo rápidamente en todo el mundo. Este aumento se asocia con el envejecimiento de las poblaciones, el desarrollo económico, la urbanización creciente, las dietas menos saludables y la reducción de la actividad física.

La diabetes gestacional afecta a 1 de cada 7 nacimientos. Las mujeres con niveles de glucosa en la sangre ligeramente elevados se clasifican con diabetes gestacional. Esto tiende a ocurrir a partir de la semana 24 de embarazo. Las mujeres con niveles elevados de glucosa en la sangre durante el embarazo corren mayores riesgos de tener resultados adversos en el embarazo. La diabetes gestacional normalmente desaparece después del nacimiento, pero las mujeres que han sido previamente diagnosticadas corren mayor riesgo de desarrollar diabetes gestacional en embarazos posteriores y diabetes tipo 2 más tarde en la vida. Los bebés nacidos de mamás con diabetes tipo 2 también corren mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 durante su  adolescencia o en la adultez temprana.

Muchos países todavía desconocen el impacto social y económico de la diabetes. Esta falta de entendimiento es la mayor barrera para las estrategias eficaces de prevención que podrían ayudar a detener el aumento inexorable de la diabetes tipo 2.

 

El Día Mundial de la Diabetes se conmemora cada año el 14 de noviembre

 

Fuente: IDF Diabetes Atlas Seventh Edition, International Diabetes Federation 2015