A community health worker uses mHealth to counsel a new mother in Badagaon, India
2015, Girdhari Bora / Photoshare: Un trabajador de salud comunitaria pone en práctica la iniciativa de salud móvil (mHealth) para aconsejar a una joven madre en Badagaon, India.

ENT

Las ENT (enfermedades no transmisibles) son la primera causa de muerte y discapacidad en el mundo.

Las enfermedades no transmisibles (ENT) –principalmente el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, las enfermedades respiratorias crónicas y la diabetes- son la causa más común de muerte y discapacidad. Concentran el 68% de la mortalidad mundial, lo que significa que dos de cada tres muertes son a causa de una o más ENT.

En 2012, el 68% de las muertes en el mundo fue atribuido a las enfermedades no transmisibles (ENT)

Las enfermedades no transmisibles no se contagian de persona a persona

Más del 40% de las muertes por ENT son prematuras (antes de los 70 años de edad)

Casi 3/4 de las muertes por ENT y la mayoría de las muertes prematuras (82%) se producen en países de ingresos bajos y medios (PIBM)

 

La mayoría de las ENT son prevenibles

Históricamente consideradas como enfermedades de los ricos y los ancianos, las ENT están ahora seriamente impactando en las poblaciones de los países de ingresos bajos y medianos (PIBM). Cuatro de cada cinco personas con ENT viven en un PIBM.

Impulsadas en gran medida por cuatro principales factores de riesgo modificables –el consumo de tabaco, dieta poco saludable, inactividad física y uso nocivo del alcohol– las ENT son una de las principales causas de la pobreza y un obstáculo para el desarrollo económico y social.

La mayoría de las ENT son prevenibles, prematuras, y arrasan con la salud y la vida. Se estima que la carga mundial de ENT aumentará un 17% en 2025.

La mayor carga de ENT se registra en los PIBM y, a la vez, éstas conducen a la perpetuación de la pobreza. La prevención y el control de las ENT son un tema urgente de desarrollo. Los costos de la salud para los individuos y la sociedad, y la pérdida de ingresos dificultan la reducción de la pobreza y el desarrollo sostenible. Las ENT arrastran a mil millones de personas a la pobreza crónica.

 

Priorización política de las ENT

Progresivamente, desde 2010 las ENT han pasado a formar parte de las agendas nacionales y mundiales de salud y desarrollo. A través de una serie de compromisos políticos, que incluyen la histórica Declaración Política de las Naciones Unidas para la Prevención y Control de ENT de 2011, las metas globales para las ENT al 2025, el Plan de Acción Mundial de la OMS para las ENT 2013-2020 y la integración en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de 2015: La transformación de nuestro mundo: Agenda 2030 para el desarrollo sostenible, adoptada en la 70 Asamblea Mundial de la ONU en septiembre de 2015. En estos compromisos se prioriza la salud como un factor central en la promoción y el logro del desarrollo social, económico y ambiental sostenible.

El mundo tiene ahora una agenda verdaderamente global para la prevención y control de ENT, con responsabilidades compartidas por todos los países en base a objetivos concretos.

La 3ª Conferencia sobre Financiación para el Desarrollo (FFD3) en julio de 2015 abrió el camino para posicionar a la salud en la agenda de desarrollo. Con la Declaración de Doha y el Consenso de Monterrey, la Agenda de Acción de Addis Abeba está destinada a ser tomada como un marco de discusión sobre cómo los países van a movilizar recursos para implementar la Agenda 2030.

 

Sociedad Civil

Dentro de los principales compromisos políticos para las ENT, el importante rol comunitario y de las organizaciones de la sociedad civil (OSC) se refuerza. A través de sus estrechas relaciones con las comunidades, las OSC dan voz a las personas afectadas por ENT en los procesos de formulación de políticas, de toma de decisiones y en la prestación de servicios. Las OSC interactúan con y aplican presión sobre los gobiernos, para asegurar que los recursos y servicios lleguen y beneficien a las comunidades afectadas.

Puede provocar un cambio positivo en las políticas, las prácticas y la prestación de servicios en las áreas que tienen un impacto en la calidad de vida y el bienestar de las personas. Las OSC también exigen a los gobiernos y otros proveedores de servicios que rindan cuentas de que cumplen con sus funciones y sus promesas.

También hay una serie de factores determinantes de las ENT, llamados "la causa de las causas". Éstos resumen las principales fuerzas que impulsan el cambio social, económico y cultural: la globalización, la urbanización y el envejecimiento de la población.

Con la priorización política de las ENT y con el compromiso sin precedentes de la sociedad civil, estamos viviendo un momento de optimismo sobre el futuro de la prevención y control de ENT como nunca antes.