Cáncer

El cáncer es una de las principales causas de muerte relacionada con enfermedades crónicas en el mundo, con alrededor de 10 millones de personas que mueren de cáncer cada año.

Si bien la carga global del cáncer está aumentando, al menos un tercio de los cánceres se pueden prevenir y muchos casos y muertes se pueden evitar mediante la prevención y la detección temprana.

Información básica

  • El cáncer es una de las principales causas de muerte en el mundo. Alrededor de 10 millones de personas mueren de cáncer al año.
  • El cáncer es un término usado para un grupo de enfermedades que pueden afectar a cualquier parte del cuerpo. Se caracterizan por un crecimiento celular rápido y anormal que luego se propaga a otras partes del cuerpo.
  • Los tipos de cáncer más comunes son los de mama, pulmón, colon y recto, próstata, estómago y piel.
  • Más del 30% de los cánceres son prevenibles. Los factores de riesgo para el cáncer incluyen el tabaco, la obesidad, la inactividad física, las infecciones, el alcohol, la contaminación ambiental, los carcinógenos ocupacionales y la radiación ultravioleta.
  • El cáncer se puede prevenir y controlar mediante la implementación de estrategias basadas en la evidencia para la prevención, el cribado y la detección temprana, el tratamiento y los cuidados paliativos,.

¿Qué es el cáncer?

El cáncer es un término usado para un grupo de enfermedades que pueden afectar a cualquier parte del cuerpo. Estos también se conocen como tumores malignos y neoplasias. El cáncer se caracteriza por un rápido crecimiento celular anormal, que luego se propaga a otras partes del cuerpo a través de un proceso llamado metástasis. Una de las principales causas de muerte por cáncer es cuando estas células anormales forman bultos en nuestros órganos vitales.

El cáncer mata a 10 millones de personas cada año. Si bien existen diferencias regionales y de sexo, a nivel mundial, los principales tipos de cáncer son:
  • Cáncer de mama (2,26 millones de casos y 685.000 muertes en 2020)
  • Cáncer de pulmón (2,21 millones de casos y 1,8 millones de muertes)
  • Cáncer de colon y recto, incluido el cáncer de intestino (1,93 millones de casos y 935.000 muertes)
  • Cáncer de estómago (1,09 millones de casos y 769.000 muertes)
  • Cáncer de hígado (906.000 casos y 830.000 muertes)
  • Cáncer de próstata (1,41 millones de casos y 375.000 muertes)
  • Cáncer de piel (no melanoma) (1,20 millones de casos y 57.000 muertes)

¿Cuáles son los factores de riesgo para el cáncer?

Los cánceres son causados ​​por una variedad de factores; sin embargo, entre el 30 % y el 50 % de los cánceres se pueden prevenir mediante estrategias para reducir los factores de riesgo dietéticos y conductuales.
 
El consumo de tabaco es responsable de alrededor del 22% de las muertes por cáncer. El tabaco se fuma o se mastica, pero está relacionado con muchos otros cánceres más allá del pulmón o la boca. El tabaco contiene al menos 80 agentes cancerígenos diferentes y es un factor de riesgo importante para más de 20 tipos diferentes de cáncer, enfermedades cardiovasculares y respiratorias. Más del 80 % de los 1300 millones de consumidores de tabaco en todo el mundo viven en países de ingresos bajos y medianos.
 
El consumo de alcohol, incluso el consumo moderado, puede aumentar el riesgo de al menos seis tipos de cáncer, incluidos los de intestino (colorrectal), mama, boca, faringe y laringe (boca y garganta), esófago, hígado y estómago. Se estima que el alcohol causó el 4% de todos los casos de cáncer en 2020.
 
Las dietas y la nutrición poco saludables y los alimentos que comemos están estrechamente relacionados con algunos tipos de cáncer. Existe evidencia sólida que demuestra que comer carnes procesadas como jamón, tocino, salami y salchichas puede causar cáncer de intestino. Mientras que las dietas ricas en carnes rojas, sal o azúcares son factores de riesgo para algunos tipos de cáncer y una variedad de enfermedades no transmisibles (ENT).
 
El sobrepeso y la obesidad, cuando el cuerpo lleva exceso de peso, están relacionados con un mayor riesgo de desarrollar 12 tipos de cáncer. Estos incluyen endometrio, mama, ovario, próstata, hígado, vesícula biliar, riñón y colon.
 
Algunas infecciones tienen más probabilidades de provocar cáncer porque los virus pueden hacer cambios en una célula que pueden volverse cancerosas. Esto incluye las infecciones por el virus del papiloma humano (VPH), que causan alrededor del 70 % de los cánceres de cuello uterino. El cáncer de hígado y el linfoma no Hodgkin también pueden ser causados ​​por el virus de la hepatitis B (VHB) y la hepatitis C (HBC).
 
Otros factores de riesgo modificables están vinculados al entorno que nos rodea y a nuestros lugares de trabajo. Estos incluyen la contaminación del aire, la exposición a fuentes de radiación artificiales y la exposición prolongada a las radiaciones ultravioleta del sol y las camas de bronceado que también pueden provocar melanoma y tumores malignos de la piel.
 
Además de estos riesgos modificables, el riesgo de cáncer también está relacionado con la genética y la edad. Esto se debe a que cuanto más vive alguien, más posibilidades hay de que haya estado expuesto a agentes causantes de cáncer y más tiempo pueden ocurrir mutaciones genéticas en sus células.

¿Cómo podemos prevenir el cáncer?

Crear entornos y sociedades que faciliten que las personas adopten comportamientos más saludables y prevengan el cáncer en primer lugar es lo más importante que podemos hacer para reducir la carga global de cáncer. Esto incluye reducir la exposición a factores de riesgo como el tabaco, la obesidad, la inactividad física, las infecciones, el alcohol, la contaminación ambiental, los carcinógenos ocupacionales y la radiación ultravioleta. El despliegue de programas de vacunación para poblaciones vulnerables frente al VHB y el VPH también es fundamental.
 
Reducir la exposición a otros carcinógenos, como la contaminación ambiental, los carcinógenos ocupacionales y la radiación, podría ayudar a prevenir la carga mundial del cáncer.

Más del 30% de los cánceres se pueden prevenir modificando comportamientos y estilos de vida. Además de los factores de riesgo tales como la dieta poco saludable, el consumo de tabaco, la inactividad física y el consumo nocivo de alcohol, las áreas de enfoque para la prevención del cáncer incluyen reducir la exposición a las infecciones relacionadas como el HPV (cáncer cervical), HBV (cáncer de hígado) y helicobacter pylori (cáncer de estómago), así como también reducir la exposición ambiental y ocupacional a factores cancerígenos.

Cuidados del cáncer

Mejorar el acceso a una atención oncológica de calidad, incluidos los exámenes de detección, la detección temprana, el tratamiento y los cuidados paliativos, es una parte fundamental para mejorar la calidad de vida de las personas que viven con cáncer y quienes las rodean, con el objetivo de reducir las muertes por cáncer en el mundo en la mayoría de los casos. 
 

Cribado, detección temprana y tratamiento

Cuando se identifica temprano, es más probable que el cáncer responda al tratamiento, lo que conduce a mejores resultados de supervivencia, menos morbilidad y un tratamiento menos costoso en general. Para la salud mental de las personas que viven con cáncer, esto también es muy positivo. Los programas que evalúan a los pacientes en función de la edad y los factores de riesgo son intervenciones críticas. Por ejemplo, muchos de los cánceres de alto impacto más comunes (cáncer de mama, cervicouterino, bucal y colorrectal) se prestan a una detección temprana asequible y accesible a través de exámenes de detección, con un alto potencial de recuperación si se diagnostica en una etapa temprana y se brinda el tratamiento adecuado.
 
El tratamiento del cáncer implica una serie de intervenciones, que incluyen apoyo psicosocial, cirugía, radioterapia y quimioterapia, destinadas a curar la enfermedad o prolongar considerablemente la vida y mejorar la calidad de vida de las y los pacientes.

Cuidados paliativos

Los cuidados paliativos son el tratamiento/cuidado que se brinda a las y los pacientes para aliviar su dolor o sufrimiento, haciéndoles sentir mejor en lugar de tratar de curarlo. A menudo administrados en las etapas finales del cáncer, los cuidados paliativos ofrecen a las personas una mejor calidad de vida, tanto para ellos como para las personas que los rodean.

Brecha de atención del cáncer

Las desigualdades en el acceso a estos servicios que salvan vidas existen en todas partes del mundo. Los principales impulsores de las brechas en la atención del cáncer se basan en los ingresos, la educación, la ubicación y la discriminación basada en factores como el origen étnico, la raza, el género, la orientación sexual, la edad, la discapacidad y el estilo de vida. El siguiente video destaca la brecha en la atención debido a la discriminación por edad.
 
 
Además, los grupos más desfavorecidos tienen más probabilidades de estar expuestos a factores de riesgo de cáncer como el tabaco, las dietas poco saludables y los peligros ambientales.
 
La organización, fundadora de la Alianza de ENT, la Unión para el Control Internacional del Cáncer (UICC), celebra el Día Mundial contra el Cáncer el 4 de febrero de cada año. En 2022, están invitando a todos a desempeñar su papel en la creación de un mundo libre de cáncer con una campaña para cerrar la brecha de atención, llamada "Por unos cuidados más justos", que se trata de comprender y reconocer las desigualdades en la atención del cáncer en todo el mundo.

Políticas para reducir la carga del cáncer

La Declaración Mundial contra el Cáncer hace un llamado a los líderes gubernamentales y a los encargados de formular políticas de salud para que reduzcan significativamente la carga mundial del cáncer, promuevan una mayor equidad e integren el control del cáncer en la agenda mundial de salud y desarrollo.
 
Encabezado por la UICC, establece nueve objetivos que deben alcanzarse para 2025, incluidos los que se alinean con la ambición mundial de una reducción del 25 % en la mortalidad prematura por ENT para el mismo año.
 
Éstas incluyen:
  • Planes nacionales de control del cáncer (NCCP, por sus siglas en inglés) que identifican las prioridades nacionales y todas las actividades que se llevarán a cabo para garantizar la prevención y el control del cáncer y cómo se involucrarán las organizaciones de la sociedad civil, académicos, agencias de la ONU, donantes internacionales y organizaciones apropiadas del sector privado para lograrlo. 
  • Programas de control del tabaco que se enfocan en la reducción del consumo de productos de tabaco a través de impuestos, espacios públicos libres de humo, regulaciones sobre empaquetado sencillo, la publicidad y los límites de edad legal para el consumo de tabaco.
  • Promoción de dietas saludables para reducir el número de personas obesas o con sobrepeso mediante la imposición de impuestos a las bebidas azucaradas, prohibiciones de comercialización y etiquetado frontal de los envases.
  • Programas de vacunación contra la Hepatitis B y el Virus del Papiloma Humano para reducir la prevalencia de cánceres relacionados.
  • Detección temprana de iniciativas de cáncer que están bien financiadas y trabajan con diferentes socios para mejorar la conciencia de los diferentes signos y síntomas de los cánceres comunes, mientras se invierte en la detección y el diagnóstico.
  • Mejorar el acceso a medicamentos y tecnologías esenciales para garantizar que todos los pacientes con cáncer tengan acceso a exámenes de detección, tratamiento y atención asequibles y efectivos, incluidos los cuidados paliativos.
Fuentes:
 
Información actualizada al 2 de febrero de 2022.