Vivir con ENT

Historias de personas afectadas por ENT

Aquí compartimos historias de personas afectadas por ENT -ya sean pacientes, familiares o cuidadores-, para ayudar a una mejor comprensión de la situación. Mientras que las enfermedades en sí mismas pueden ser internacionalmente el mismo padecimiento, por definición y diagnóstico, las experiencias de cada persona varían en función del contexto en el que se experimentan. Te invitamos a que consideres compartir tu historia en este espacio.

"Su bebé tiene una anomalía cerebral." Esas fueron las palabras escalofriantes que escucharon los padres de Michelle cuando su madre tenía 29 semanas de embarazo. A los tres días de nacida, el médico descubrió que la anomalía cerebral de Michelle fue resultado de un accidente cerebrovascular hemorrágico

 

Vivir el hoy, pero también sostener los esfuerzos para lograr y crear una vida que todavía es significativa, le permite a Kate seguir siendo positiva a pesar de la demencia...

 

La adolescente Mariam John se mostró optimista a pesar del dolor que sufre por el cáncer en su pierna. Su mejor amiga reforzó su optimismo: "Me anima a través de sus cartas. Ella cree que me puedo curar. Me gustaría que más gente piense como ella."

 

"Al principio me rebelé y no entendía cómo me había enfermado", cuenta Milton Paulo Floret Franzolin sobre su primera reacción al ser diagnosticado con diabetes tipo 2. "Mi frustración no duró mucho tiempo, yo no quería ser una víctima, sino más bien, un luchador".

 

Abish Romero fue diagnosticada con cáncer de mama en Estados Unidos, pero tuvo la suerte de poder ir a México, donde accedió a la cobertura sanitaria universal para obtener la atención médica que necesitaba para vencer a la enfermedad.

 

Shakeela Begum vive una vida relativamente sedentaria después de un ataque al corazón, pero tiene muchas responsabilidades, lo cual contribuye a aumentar su ansiedad ante el riesgo de los problemas habituales que genera la enfermedad cardíaca.

 

“Es muy difícil encontrar productos a precios razonables durante la estación seca, por lo que no puedo manejar su dieta", se lamenta la madre de Malri Talib, que lucha para aliviar la obesidad de su hijo joven.

 

Desde el primer paro cardíaco de Roberto, su esposa ha estado trabajando largas horas para ganar más dinero para la familia, y así cubrir la pérdida de ingresos y los gastos adicionales de la atención médica.

 

Menaka Seni ya tenía diabetes, pero se dio cuenta de que debía hacer cambios después de sufrir un ataque al corazón: "Tomar medicamentos para el corazón y la diabetes ayuda, pero se necesita algo más que eso. También es necesario cambiar de hábitos para reducir los riesgos para tu salud", explica.