El derecho de todos a la salud renal: lograr la equidad en la salud renal en el mundo

13 de March de 2019

A pesar de la creciente carga de enfermedades renales en todo el mundo, la salud de los riñones sigue siendo dispar e inequitativa para la gran mayoría. El tema del Día Mundial del Riñón 2019 (WKD 2019) es resaltar estas disparidades y enfatizar el papel de las políticas públicas y las estructuras organizativas para abordarlas. Develando la construcción social de las disparidades en la salud renal y, por lo tanto, brindando a los países la oportunidad de mitigar estas desigualdades, WKD 2019 exhorta a las partes interesadas a que insten a los responsables de la formulación de políticas a diseñar una mejor atención renal y agilizar los esfuerzos para lograr la equidad en la salud renal en todo el mundo .

Este año, en su decimocuarta entrega, el Día Mundial del Riñón se celebrará el 14 de marzo. Fiel a su objetivo de concienciar sobre los factores de riesgo de la enfermedad renal y de la alta y creciente carga de enfermedades renales en todo el mundo, la campaña 2019 destaca los beneficios de una cobertura accesible, adecuada, apropiada y asequible para la prevención y el tratamiento de las enfermedades renales.
 
Se estima que 850 millones de personas en todo el mundo padecen enfermedades renales por diversas causas. Existen muchos tipos de enfermedades renales, todas caracterizadas por una pérdida repentina o gradual de la función renal. La enfermedad renal crónica (ERC) causa al menos 2.4 millones de muertes por año, la mitad de las cuales son muertes relacionadas con el sistema cardiovascular debido a una función renal baja; y ahora es la sexta causa de muerte de más rápido crecimiento. La lesión renal aguda, un importante impulsor de la ERC, afecta a más de 13 millones de personas en todo el mundo y el 85% de estos casos se encuentran en países de ingresos bajos y medios. Se estima que alrededor de 1.7 millones de personas mueren anualmente debido a lesiones renales agudas.

En muchos entornos, las tasas de enfermedad renal y la prestación de su atención se definen por factores socioeconómicos, culturales, ambientales y políticos, lo que lleva a importantes disparidades en la carga de la enfermedad, incluso en los países desarrollados

Las disparidades en la salud renal y el acceso desigual se pueden vincular a las condiciones sociales en las que las personas nacen, crecen, viven, trabajan y envejecen, incluyendo la pobreza, el género y la discriminación racial, la falta de educación, los riesgos laborales y la contaminación, entre otros. Las personas de nivel socioeconómico más bajo soportan la mayor carga en cuanto a tener un mayor riesgo de desarrollar enfermedad renal e insuficiencia renal. Esto se puede replicar también a un nivel macro, ya que el producto interno bruto se correlaciona con una menor proporción de diálisis y trasplante, lo que sugiere que hay mayores tasas de trasplante de riñón en países más solventes financieramente. Sin embargo, incluso en los países desarrollados, las personas con ERC avanzada que no cuentan con fondos del sector público o privado o que cuentan con fondos limitados, soportan una carga financiera considerable, por lo que experimentan un acceso desigual al cuidado de los riñones.

Como para muchas de las ENT, el diagnóstico temprano, la prevención y el retraso de la progresión son opciones sostenibles para reducir los costos y las consecuencias de las enfermedades renales en individuos y países. Sin embargo, persisten las barreras para que el cuidado renal esté disponible y sea accesible, adecuado y de calidad.

Por lo tanto, "Salud renal para todos en todas partes" (Kidney Health for Everyone Everywhere) exige una cobertura de salud universal para la prevención y el tratamiento temprano de la enfermedad renal. Específicamente, en este día se hace un llamado a todos para incidir por medidas concretas en cada país para mejorar el cuidado de los riñones:
 
  • Fomentar y adoptar estilos de vida saludables (acceso a agua limpia, ejercicio, dieta saludable, control del tabaco).
  • Hacer que las pruebas de detección de enfermedades renales sean una intervención de atención médica primaria, incluido el acceso a herramientas de identificación (por ejemplo, análisis de orina y de sangre).
  • Asegurar que los pacientes renales reciban los servicios de salud básicos que necesitan (por ejemplo, control de la presión arterial y el colesterol, medicamentos esenciales) para retrasar la progresión de la enfermedad sin sufrir dificultades financieras.
  • Solicitar políticas transparentes que rijan el acceso equitativo y sostenible a servicios avanzados de atención médica (por ejemplo, diálisis y trasplante) y mejor protección financiera (por ejemplo, subsidios) a medida que haya más recursos disponibles. 

El impulso mundial hacia la cobertura universal de salud representa una oportunidad única para una reforma sustancial de la atención de la enfermedad renal en todo el mundo.

Acerca de los auotres

Prof Philip KT Li es Jefe de Nefrología en el Hospital Príncipe de Gales, Universidad China de Hong Kong; Presidente de la Sociedad de Nefrología del Pacífico Asiático; y ex presidente de la Sociedad Internacional de Diálisis Peritoneal.
 
Prof. Guillermo Garcia Garcia es Director y fundador del Departamento de Nefrología del Hospital Civil de Guadalajara; Director y fundador de la Beca de Postgrado en Nefrología, en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Guadalajara, en Guadalajara, México; ex presidente de la Federación Internacional de Fundaciones Renales (IFKF); y miembro de la Red Nacional de Investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), Nivel III.
 
Día Mundial del Riñón/ World Kidney Day (@worldkidneyday) se celebra cada 14 de marzo y es una iniciativa conjunta de la Sociedad Internacional de Nefrología y la Federación Internacional de Fundaciones Renales.