Informe: El tsunami de ENT se puede evitar si se toman medidas ahora

17 de febrero de 2020

La Alianza de ENT (NCDA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) publican informes sobre el primer día de una reunión importante en los Emiratos Árabes Unidos

Lunes 10 de febrero de 2020 (Sharjah, EAU) - Los gobiernos de todo el mundo deben acelerar drásticamente su respuesta a la epidemia mundial de enfermedades no transmisibles (ENT) para salvar millones de vidas para el año 2025, según dos nuevos informes de la Organización Mundial de la Salud y la Alianza de ENT lanzada en el Foro Mundial de la Alianza de ENT que tuvo lugar en Sharjah, Emiratos Árabes Unidos la semana pasada.
 
La Alianza de ENT, una alianza global de la sociedad civil y co-coordinadora del Foro junto con la organización local Amigos de los pacientes con cáncer (FOCP), ha publicado un nuevo informe, Cerrar la brecha, que ofrece una perspectiva y crítica de la sociedad civil sobre el estado de los avances en el tratamiento ENT.
 
El Monitor de Avances de las ENT 2020 de la OMS muestra los avances de 194 países en relación con un conjunto de 10 indicadores sobre ENT. Los indicadores incluyen el establecimiento de metas con plazos para reducir las muertes por ENT; desarrollar políticas de todo el gobierno para atender a las ENT; implementar medidas clave de reducción de la demanda de tabaco, medidas para reducir el uso nocivo del alcohol y las dietas poco saludables y promover la actividad física; y el fortalecimiento de los sistemas de salud a través de la atención primaria de salud y la cobertura universal de salud.
 
Según el informe de la Alianza de ENT, los datos de una encuesta de sus alianzas de ENT nacionales y regionales miembros reflejan esta cruda realidad. Solo el 20% de las alianzas cree que su país está en camino de cumplir con las metas para las ENT para los años 2025 o 2030, considerando las políticas actuales de prevención y control de ENT. En 2015, los líderes mundiales se comprometieron a reducir las muertes prematuras por ENT en un tercio para 2030. Además, solo el 18% de los encuestados creen que su país cuenta con mecanismos de rendición de cuentas suficientes para garantizar que estos objetivos se cumplan realmente.
"Este informe confirma lo que sospechamos desde hace mucho tiempo: que las metas de las Naciones Unidas destinadas a reducir las ENT no están dando frutos", dijo Katie Dain, CEO de la Alianza de ENT. "A menos que se cierren las brechas en la respuesta, en 2030 enfrentaremos un tsunami de impactos, tanto humanos como económicos, relacionados con estas enfermedades que podrían haberse evitado".

Las enfermedades no transmisibles son la principal causa de muerte prematura a nivel mundial. Las ENT representan poco más del 70% de todas las muertes en todo el mundo. Cada año mueren 41 millones de personas debido a ENT, como enfermedades cardiovasculares, cáncer, derrames cerebrales, diabetes y enfermedades respiratorias. 15 millones de esas personas tienen menos de 70 años. La mayoría de estas muertes prematuras y el impacto devastador en las familias y comunidades de todo el mundo se pueden prevenir, dijo la Alianza de ENT.

Ambos informes destacan una tendencia preocupante de lentos e inadecuados avances en las ENT a nivel de país.
 
Si bien existe una gran cantidad de evidencia sobre lo que sí funciona para prevenir o retrasar la mayoría de las muertes prematuras por ENT, la implementación por parte de los países de un paquete de políticas rentables va a la zaga de la evidencia y de la economía.
 
Cerrar la brecha señala cinco brechas importantes que impiden avanzar: liderazgo político, inversión, atención, participación comunitaria y rendición de cuentas.

Por ejemplo, solo dos países, Brasil y Turquía, han implementado las cinco medidas de reducción de la demanda de tabaco del Convenio Marco para el Control del Tabaco. Además, solo una pequeña minoría de los sistemas nacionales de salud en todo el mundo tiene actualmente la capacidad de proporcionar el tratamiento y la atención necesarios para todas las personas que viven con ENT: solo un tercio de los países, por ejemplo, brindan terapia de medicamentos y asesoramiento para prevenir ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares; y solo el 40 por ciento de los países brindan cuidados paliativos en atención primaria de salud o en la comunidad. La gran mayoría de las personas que viven con ENT en todo el mundo no pueden acceder a la atención que necesitan, ya sea por falta de disponibilidad o porque no es asequible a nivel local.

Brecha de liderazgo

Los compromisos mundiales para las ENT no son suficientes: deben coincidir con el más alto nivel de liderazgo político y acción transformadora a nivel nacional. Los déficits en liderazgo, buen gobierno, planificación y coordinación multisectorial exacerban las ENT y la desigualdad. Para cumplir con los objetivos nacionales y salvar vidas, se requiere una respuesta de todo el gobierno y la sociedad a las causas, impactos y soluciones de las ENT.
 
Brecha de inversión
 
Mejorar la salud es una inversión estratégica a largo plazo, aunque a menudo se considera un gasto. A pesar de los beneficios de actuar sobre las ENT que superan los costos de la inacción, la brecha de inversión sigue siendo inmensa. La inversión en la reducción de la carga de ENT se ha descuidado durante demasiado tiempo, y exige un financiamiento significativo, predecible, sostenido y rastreable a nivel nacional, de desarrollo y de donantes.
 
Brecha en la atención
 
Para lograr la salud para todos, los sistemas de salud deben reorientarse para integrar la prevención y la atención de las ENT a lo largo de todo el ciclo la vida para garantizar un acceso adecuado y equitativo sin incurrir en gastos catastróficos. Muchos sistemas de salud siguen sin financiamiento, sin preparación y mal adaptados para responder a las complejas necesidades de atención y tratamiento de las personas que viven con condiciones no transmisibles y crónicas.
 
La brecha de participación comunitaria
 
El reconocimiento de los gobiernos y la participación significativa de la sociedad civil, incluyendo a las personas que viven con ENT, a las organizaciones y a las  comunidades, en la respuesta a las ENT ha sido demasiado lenta y deficiente. Como agentes de cambio, la sociedad civil desempeña un papel fundamental en acelerar avances para las ENT, en tanto son creadores de demandas, activistas e impulsan la innovación en el monitoreo y la rendición de cuentas de los gobiernos.
 
Brecha de responsabilidad
 
La rendición de cuentas, un proceso cíclico de monitoreo, revisión y acción, que incluye sistemas de datos y vigilancia, es crucial para llenar el vacío entre las promesas políticas, los planes y los derechos, y la implementación efectiva de políticas de ENT, el cambio programático y el impacto tangible. Además de los procesos globales y nacionales, los mecanismos independientes de rendición de cuenta liderados por la sociedad civil pueden ayudar a cerrar esta brecha y acelerar la acción efectiva.
 
 
Avances mínimos en las ENT
 
El Monitor de avances de las ENT 2020 de la OMS mide los avances de 194 países frente a 10 indicadores clave:
 
  • Metas e indicadores nacionales de ENT
  • Datos de mortalidad
  • Encuestas de factores de riesgo
  • Política / estrategia / plan de acción nacional integrado de ENT
  • Medidas de reducción de la demanda de tabaco.
  • Medidas de reducción del uso nocivo de alcohol.
  • Medidas de reducción de dieta poco saludables
  • Campaña de educación pública y sensibilización sobre la actividad física.
  • Pautas para el tratamiento del cáncer, enfermedades cardiovasculares, diabetes y enfermedades respiratorias crónicas
  • Terapia farmacológica / asesoramiento para prevenir ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares
 
La tarjeta de puntaje del Monitor revela pocos avances realizados desde 2015, y el progreso es desigual en todos los países. Ningún país cumple con todos los indicadores. La mitad de todos los países cumplen con 3 de los 19 indicadores y subindicadores que se miden.
 
 “Los países siguen sin cumplir con los indicadores básicos. Si continúan en este camino, millones de personas morirán innecesariamente de ataques cardíacos, derrames cerebrales, diabetes, cánceres y enfermedades respiratorias", planteó el Dr. Ren Minghui, Subdirector General de Cobertura Sanitaria Universal / Enfermedades Transmisibles y No Transmisibles, Organización Mundial de la Salud, Suiza
 
Un número alarmante de países carece incluso de los bloques de construcción más fundamentales de una respuesta nacional. Aproximadamente una cuarta parte (26%) de todos los países no cuentan con un plan nacional multisectorial de ENT, y un tercio de los países carecen de objetivos nacionales de ENT con plazos establecidos para impulsar y monitorear avances. Además, solo el 19% de los países han implementado completamente los impuestos al tabaco; solo el 20% de los países está obteniendo buenos resultados en la reducción del consumo de sal; y solo un tercio de los países están proporcionando al menos servicios básicos de ENT, como terapia farmacológica y asesoramiento para prevenir enfermedades cardiovasculares y accidentes cerebrovasculares.
 
"Sabemos lo que funciona: la atención primaria de salud, con su énfasis en la promoción de la salud y la prevención de enfermedades, es la forma más inclusiva, efectiva y eficiente de reducir la mortalidad prematura por ENT y promover la salud mental y el bienestar. Pero la evidencia que tenemos ante nosotros nos indica que tenemos que ir más allá del sector de la salud para realmente hacer mella en la epidemia. Debemos abordar las causas fundamentales de las ENT, en los alimentos que comemos, el agua que bebemos, el aire que respiramos y las condiciones en las que la gente vive, trabaja y juega ", dijo el Dr. Minghui.

 

Nota para editores

Para más info, contactar a:

Michael Kessler

NCD Alliance Media Relations

Cel: +34 655 792 699

Correo: [email protected]