Informe: Los gobiernos deben luchar contra la contaminación del aire por combustibles fósiles como lo hacen contra el tabaco

23 de septiembre de 2019

19 de septiembre de 2019 (Ginebra) - Un nuevo informe presentado hoy ha desafiado a los responsables de la toma de decisiones, a los responsables políticos y a los líderes políticos a abordar la producción y el consumo de combustibles fósiles como un problema de control de la salud, y a hacerlo de la misma manera con la que se ha reducido y regulado el tabaquismo.

El informe, Burning Problems, Inspiring Solutions: Sharing Lessons on Action Against Tobacco and Fossil Fuels (Quemar los problemas, inspirar soluciones: Compartiendo lecciones de acciones contra el tabaco y los combustibles fósiles)en coautoría del Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible (IISD) y la Alianza de Enfermedades No Transmisibles (NCD Alliance), fue publicado hoy al margen de la La Cumbre del Clima de las Naciones Unidas (ONU) y la Reunión de Alto Nivel de la ONU sobre la Cobertura Sanitaria Universal que tendrá lugar esta semana en Nueva York.

La combustión de combustibles fósiles es una fuente importante de contaminación tóxica del aire que mata a 7 millones de personas cada año, casi lo mismo que la cantidad de muertes causadas por fumar tabaco. La quema de combustibles fósiles libera una serie de gases y pequeñas partículas que tienen efectos nocivos para la salud humana, lo que conduce a varias enfermedades respiratorias y cardiovasculares y al cáncer. En 2018, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció la contaminación del aire como un importante factor de riesgo para la salud, junto con el consumo de tabaco, el consumo nocivo de alcohol, las dietas poco saludables y la inactividad física.

“La información pública sobre los efectos peligrosos para la salud de la contaminación del aire por combustibles fósiles es muy limitada y normalmente no ocupa un lugar destacado en las agendas de salud pública", dijo Lourdes Sánchez, asesora de políticas de IISD Global Subsidies Initiative y coautora del informe.

“El Acuerdo de París sobre el cambio climático ni siquiera menciona los combustibles fósiles: en cambio, se enfoca en las emisiones de efecto invernadero sin nombrar sus causas fundamentales. Hay una necesidad urgente de acelerar el ritmo. Quizás es hora de abordar el tema desde una perspectiva más de salud pública, tal como lo hemos hecho en la lucha contra el tabaquismo".

A través de foros internacionales como la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y las políticas nacionales, muchos países ya están tomando medidas para reducir los efectos nocivos de la producción y el uso de combustibles fósiles, pero el avance es lento y predominantemente debido a preocupaciones ambientales.
 

El control del tabaco, por otro lado, se ha regido internacionalmente por la única convención marco universal sobre salud, la Convención Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco (CMCT de la OMS). El CMCT de la OMS ha dado lugar a éxitos significativos tanto en los países desarrollados como en desarrollo y, lo que es más importante, proscribe un conjunto de normas a las que se adhieren los gobiernos signatarios.

La batalla contra el consumo de tabaco está lejos de terminar, pero las campañas contra el tabaco, las zonas libres de humo o los impuestos adicionales sobre los productos de tabaco ahora son comunes y, para muchas personas, se han convertido en algo normal de nuestra vida cotidiana.

Nuestra mentalidad ha cambiado en lo que respecto a fumar y su aceptación social: ¿cuántos de nosotros podemos imaginar volver a los días de restaurantes y oficinas llenos de humo?", dijo Nina Renshaw, Directora de políticas e incidenca de la Alianza de ENT y coautora de el informe.

 

“Entonces, ¿por qué no replicar las lecciones de acción contra el tabaquismo para regular a los combustibles fósiles? ¿Podemos imaginar un futuro cercano en el que sea común quejarse ante el conductor de un automóvil estacionado que dejó su motor encendido de la misma manera que reaccionaríamos normalmente si alguien fuma en una mesa vecina en un área designada para no fumadores de un restaurante?

"¿Podemos llegar al punto en que algún día los lemas de advertencia como "quemar combustibles fósiles mata" se vuelvan tan comunes en las gasolineras o en las facturas de electricidad como las advertencias sanitarias que se encuentran en los paquetes de cigarrillos en todo el mundo?

El informe hace una serie de recomendaciones, que incluyen:
  • Nombrar y abordar los combustibles fósiles como la causa principal del problema, tal como se hizo con el tabaco. Esto también implica sensibilizar a la población sobre los efectos negativos para la salud, tanto a nivel local como mundial, de la combustión de combustibles fósiles, más allá de los ambientales.
  • Regular e implementar medidas gubernamentales para frenar la producción y el uso de combustibles fósiles a través de los muchos instrumentos disponibles, tales como tener precios de mercado correctos a través de la reforma de subsidios, de medidas fiscales y con la introducción de regulaciones que prohíben la producción y el consumo de ciertos productos específicos.
  • Definir planes de transición adecuados, equitativos y justos alejados de los productos no saludables, reconociendo las necesidades de aquellos grupos que dependen del petróleo, el gas y el carbón, ya sean consumidores o empleados.

Haz clic en la infografía para ampliarla


Más Información:

Michael Kessler
Relación con los medios de la Alianza de ENT
Celular: +34 655 792 699
Correo: [email protected]

Paulina Mlynarska
International Institute for Sustainable Development (IISD), Global Subsidies Initiative (GSI)
Oficial de medios y comunicaciones
Celular: +33 620571517
Correo: [email protected]

 

Acerca de IISD Global Subsidies Initiative

La Iniciativa de Subsidios Globales (GSI) del IISD apoya procesos internacionales, gobiernos nacionales y organizaciones de la sociedad civil para alinear los subsidios con el desarrollo sostenible. GSI hace esto promoviendo la transparencia sobre la naturaleza y el tamaño de los subsidios; evaluando los impactos económicos, sociales y ambientales de los subsidios; y, cuando es necesario, asesorando sobre la mejor manera de reformar los subsidios ineficientes y derrochadores. GSI tiene su sede en Ginebra, Suiza, y trabaja con socios en todo el mundo. Sus principales financiadores han sido los gobiernos de Dinamarca, Finlandia, Nueva Zelanda, Noruega, Suecia, Suiza y el Reino Unido, así como la Fundación KR.

Acerca de la Alianza de ENT

La Alianza de ENT (NCDA) es una red única de la sociedad civil, dedicada a mejorar la prevención y el control de las ENT en todo el mundo. Hoy, nuestra red incluye miembros de la Alianza de ENT, alianzas nacionales y regionales de ENT, más de 1,000 asociaciones miembros de nuestras federaciones fundadoras, asociaciones científicas y profesionales e instituciones académicas y de investigación. Junto con socios estratégicos, incluida la Organización Mundial de la Salud, las Naciones Unidas y los gobiernos, la Alianza de ENT cuenta con una posición única para transformar la lucha mundial contra las ENT a través de sus funciones centrales de incidencia global, rendición de cuentas, desarrollo de capacidades e intercambio de conocimientos.