2018: Juntos contra las ENT y la TB

24 de March de 2018

El 24 de marzo es el Día Mundial de la Tuberculosis. Un día ideal para sacar a la luz no solo a la tuberculosis, sino también a los vínculos entre la tuberculosis (TB) y las enfermedades no transmisibles (ENT). Estas dos epidemias necesitan una respuesta integrada si queremos vencerlas. La Dra. Svetlana Axelrod, Subdirectora General de la OMS para Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental analiza los aspectos comunes entre la TB y las ENT, particularmente para poder responder a sus importantes cargas y la necesidad de liderazgo para vencer a las ENT y acabar con la TB.

 
Los líderes mundiales y los líderes de toda la sociedad reconocen la necesidad de salir de los compartimentos donde los profesionales de la salud han sido confinados y colaboran para avanzar en la cobertura de salud universal.
 
Conocemos la carga. Cada año, 40 millones de personas mueren de ENT, principalmente de diabetes, enfermedades cardiovasculares, cáncer y enfermedades respiratorias crónicas, incluyendo a 15 millones de personas entre las edades de 30 y 70. Alrededor de 5,000 personas mueren de TB cada día y millones sufren por ello. Los países más pobres son los más afectados por las epidemias de ENT y TB.
 

Factores de riesgo y determinates comunes

Las ENT y la TB comparten muchos factores de riesgo y a menudo se coinciden en la misma persona. También comparten numerosos determinantes sociales subyacentes: existe una fuerte relación con la pobreza, las condiciones de vida y de trabajo, y la protección financiera y social.

Como sabemos, los factores de riesgo de ENT incluyen algunos de los factores de riesgo familiares para la tuberculosis: el consumo de tabaco y alcohol, la desnutrición, la exposición ambiental al polvo de sílice y la contaminación del aire interior. Algunas ENT, como la diabetes, aumentan significativamente el riesgo de tuberculosis. Dada su alta prevalencia, una gran parte de la carga de TB puede atribuirse a las ENT y sus factores de riesgo. Las principales ENT son comorbilidades comunes entre las personas que buscan atención por TB, lo que complica el tratamiento de la TB y contribuye a resultados deficientes del tratamiento de la tuberculosis, incluida la muerte. Al mismo tiempo, la tuberculosis puede aumentar el riesgo o agravar las ENT.

Obstáculos en común 

A pesar de la evidencia y los lineamientos disponibles, todavía los esfuerzos para la planificación coordinada, la implementación y el financiamiento de iniciativas conjuntas de TB y ENT  son limitados. Una respuesta eficaz a las ENT y la TB requiere sistemas de salud fuertes y un rápido avance hacia una cobertura de salud universal, de manera que todas las personas en riesgo o afectadas por estas condiciones puedan tener acceso a servicios de prevención, tratamiento, atención y apoyo de calidad.

Necesidad común de integración y coordinación 

El mundo debe enfocarse en la planificación y la prevención integradas abordando los factores de riesgo comunes de estas dos epidemias. Las respuestas a la TB y las ENT también requieren una gestión de la enfermedad centrada en las personas a largo plazo, bien organizada, en la mayoría de los casos dentro de la atención primaria integral. Una respuesta integrada promueve la cobertura universal de salud mediante el aumento de la eficiencia y la eficacia de la prestación de servicios.

Hito común para los líderes de la salud: Asamblea General de la ONU 2018

Los líderes mundiales reconocieron la urgencia y la importancia de abordar ambas epidemias en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y 2018 será un año importante si queremos alcanzar los Objetivos. Este año se celebrarán en Nueva York dos Reuniones de Alto Nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre ENT y salud mental, y sobre TB, lo que serían la tercera reunión para las ENT y la primera para la TB. Ambas epidemias se elevarán al más alto nivel político, brindando la oportunidad de impulsar esfuerzos mundiales para vencer las ENT y promover la salud mental y el bienestar, prevenir muertes evitables, extender y mejorar la vida de las personas y acabar con la TB, el principal asesino infeccioso del mundo. Tener estas reuniones juntas puede ayudar a forjar la voluntad política necesaria para priorizar, financiar y permitir la coordinación de políticas y programas nacionales contra las ENT y la TB, aplicando un enfoque integrado.

Una ambición en común necesita coaliciones, asociaciones y liderazgo

Somos ambiciosos, pero se puede lograr una respuesta efectiva de salud pública a la amenaza planteada por las ENT y la TB estableciendo coaliciones y alianzas sólidas dentro de los gobiernos y trabajando en toda la sociedad.

A nivel mundial y regional, debemos apoyar a los países a medida que mejoran su capacidad para responder a la TB y las ENT de forma combinada; pedir a los donantes internacionales que aumenten la alineación con las necesidades del país; y promover la investigación y la innovación. Somos ambiciosos, pero se puede lograr una respuesta efectiva de salud pública a la amenaza planteada por las ENT y la TB estableciendo coaliciones y alianzas sólidas dentro de los gobiernos y trabajando en toda la sociedad. Confiamos en la sociedad civil para que nos apoye, exprese, defienda y atraiga la atención de los líderes mundiales para que tomen medidas audaces y decisivas para salvar, extender y mejorar millones de vidas. 2018 tiene que ser el año en el que finalmente nos mantengamos unidos contra estas dos epidemias.

Oportunidades comunes en la búsqueda de la Salud para Todos

Los objetivos de la OMS son ambiciosos: al 2023, mil millones más de personas se beneficiarán de la cobertura universal de salud, mil millones estarán mejor protegidos de las emergencias sanitarias y mil millones disfrutarán de una mejor salud y bienestar.

Las tres prioridades estratégicas del nuevo programa de trabajo general de la OMS tienen metas ambiciosas: para el año 2023, mil millones más de personas se beneficiarán de la cobertura sanitaria universal, mil millones estarán mejor protegidos de las emergencias sanitarias y mil millones disfrutarán de una mejor salud y bienestar . Éstas ayudarán a la comunidad mundial a trabajar a través de grupos de enfermedades y lograr un mundo más saludable para todos.

 

Acerca de la Autora

Dra Svetlana Axelrod (@DrAxelrod_WHO) es Subdirectora General de la OMS para Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental y dirige el trabajo de la OMS en la lucha contra las principales asesinas de nuestro tiempo (las ENT) y contra sus principales factores de riesgo. También supervisa el trabajo de la Organización para abordar la malnutrición en todas sus formas, las enfermedades transmitidas por los alimentos y las zoonosis, el abuso de sustancias, la discapacidad, la violencia y las lesiones, así como el trabajo para promover la salud bucal, ocular y auditiva, y la salud mental y el bienestar. Los desafíos de salud mundial asociados con todos estos factores causan sufrimiento y millones de muertes prematuras y evitables; también amenazan al desarrollo social y económico del mundo.

La Dra. Axelrod está coordinando el proceso preparatorio para la Tercera Reunión de Alto Nivel de la ONU sobre ENT y salud mental que tendrá lugar el segundo semestre de este año en Nueva York. Los jefes de estado y de gobierno decidirán qué medidas audaces debe tomar el mundo para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible meta 3.4: para 2030 reducir en un tercio la mortalidad prematura por ENT a través de la prevención y el tratamiento, y promover la salud mental y el bienestar. La Dra. Axelrod también coordina el trabajo de la Comisión Independiente de Alto Nivel de la OMS sobre ENT, copreside el Grupo de Trabajo de la Sociedad Civil de la OMS y supervisa otras iniciativas mundiales de múltiples partes interesadas que aportarán al documento final de la Reunión de Alto Nivel.