Supermarket food shelf | © Shutterstock

La sociedad civil exige la implementación del etiquetado de alimentos en América Latina

8 de agosto de 2019

Una declaración, liderada por FIC Argentina, que insta a los gobiernos latinoamericanos a implementar políticas efectivas de etiquetado de alimentos para abordar el alarmante aumento de la obesidad y el sobrepeso en el continente, ha atraído el apoyo de más de 100 organizaciones de la sociedad civil y expertos en salud pública de todo el mundo, incluida la Alianza de ENT.

La obesidad ha sido identificada como una de las principales causas de enfermedades no transmisibles (ENT) a nivel mundial. Según un informe reciente de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), uno de cada tres niños y adolescentes en América Latina y el Caribe tiene sobrepeso, mientras que la mitad de la población adulta tiene sobrepeso
 
La mayoría de los países de la región no proporciona suficiente información nutricional de alimentos y bebidas en sus paquetes . La Organización Mundial de la Salud, la FAO y la OPS han reconocido el etiquetado de advertencia en el frente del paquete como una intervención necesaria para desalentar el consumo de productos ultraprocesados, ayudando a los consumidores a identificar más fácilmente productos menos saludables e influenciándolos para que tomen decisiones más saludables.
 
Hasta la fecha, Chile, Uruguay y Perú ya han implementado el etiquetado frontal de alimentos envasados ​​con advertencias nutricionales, con información simple y accesible sobre el contenido nutricional de alimentos y bebidas. Argentina, México, Brasil y Colombia están evaluando las políticas más efectivas a implementar.
 
A la luz de esto, más de 100 organizaciones de la sociedad civil y expertos en salud pública se han unido para pedir a los gobiernos latinoamericanos que:
  1. Implementar políticas efectivas de etiquetado de alimentos en el frente del paquete con advertencias nutricionales para facilitar el derecho de los consumidores a la información, la salud y a una dieta saludable
  2. Basar la toma de decisiones en la mejor evidencia científica disponible sin la interferencia de ningún conflicto de interés; y
  3. Priorizar la salud pública sobre los intereses comerciales de la industria de alimentos y bebidas.

Lee la declaración en español aquí

Lee el comunicado de prensa en español aquí